Realidad.

Viernes, abril 29, 2005 en 4:44 pm | Publicado en relatos, teorías y anécdotas | 1 comentario

El todo, o sea el universo, no es mas que la suma de todos los universos que existen para cada ser que tiene conciencia de existir, esté donde esté. Estos universos individuales pueden tener similitudes entre ellos, ser totalmente opuestos o ser casi idénticos. Lo que digo con esto es que la realidad es un conjunto de pequeñas realidades, como la arena es un conjunto de granitos; estas realidades se alimentan y crecen continuamente, valiéndose para esto de otras realidades. Del mismo modo cada realidad comparte su esencia con sus vecinas.
Entonces, si la realidad puede contener a otra realidad y asi sucesivamente (o recursivamente, si asi lo prefieren) ¿Por qué no puede pasar lo mismo con lo irreal? o desglosando mi pregunta para hacer todo mas claro…

¿Qué es lo irreal?
Desde la realidad desde donde tomo referencia, en el único ámbito que podemos palpar lo irreal es en un sueño, ya saben, esas cosas que nos vienen a la cabeza mientras dormimos, cuando proyectamos deseos con nuestra mente o cuando nos acostamos y miramos el cielo. Estos sueños existen para cada uno de nosotros en nuestro día a día cotidiano, y aunque tal vez no sean frecuentes y suelan pasar al olvido con facilidad, están formando parte de nuestra realidad. En consecuencia, podemos deducir que una realidad (nuestras vidas, por ejemplo) puede contener tanto a otras realidades (sosas que nos pasan, por ejemplo) como a irrealidades (sueños, por ejemplo), las cuales pueden a su vez estar compuestas de realidades e irrealidades y si en un sin fin de vueltas hacia lo mas pequeño. Por un proceso de inducción se podría decir que si una realidad puede contener a otra, un sueño puede ser producto de otro sueño. Podemos – y me consta – despertar de un sueño y encontrarnos en un sueño mayor que contenía al anterior. Dicho lo dicho, esbozo el último interrogante de mi texto ¿Qué tan capaces somos, las personas, de disociar lo que es real de lo que no lo es? la mayoría de las veces que soñamos, ignoramos que estamos fuera de nuestra realidad habitual, por lo que en ese momento consideramos que estamos viviendo algo real. Sólo nos damos cuenta que era un sueño cuando despertamos y vemos esa realidad (o irrealidad) desde otra óptica y no desde adentro. ¿Cuan posible sería entonces que haya entrado en un largo sueño y todo lo que aprendí, me divertí, comí, dije, conocí, descansé e (inclusive) soñé sean parte de este larguísimo letargo? siguiendo con esta línea de razonamiento, es más que probable que haya conocido a gente que solo pertenece a otra realidad, que no existen en mi realidad original y que tal vez solo sean producto de mis deseos y expectativas…
Personalmente, no me importaría vivir en un sueño, siempre y cuando no me percate de ello. No quisiera despertar de golpe donde sea, desilusionarme y ver como todos los colores y matices de mi desvaneciente y mas reciente realidad se diluyen por la rejilla del piso de mi memoria, totalmente desplazados por la rutina de ser yo.

Cada vez que mi vida comienza a parecer un buen sueño, me aterra el hecho de dormirme y despertar en otro mundo.

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. TE ODIO!! la revolucion empieza dentro de cada uno de nosotros .. y cuando aprendemos que las cosas no nos poseen……
    Te Kiero!!
    ViCkY!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: