Lunes otra vez

Lunes, diciembre 4, 2006 en 9:05 am | Publicado en cosas mías | 5 comentarios

Empecé mi semana viajando colgado del estribo del 49 durante 20 (veinte) cuadras, con un poco de miedo; y al llegar a mi trabajo me encuentro con esta tarjeta en mi casilla de correo, invitandome a la fiesta de fin de año de la empresa, a la que debo ir para no quedar como un inadaptado social (que creo que ya tienen esa imagen de mi en este lugar). Nótese la cara de sacadísimos de los supuestos empleados, y la vestimenta poco informal, que creo que es un palo para que vayamos bien vestidos…

Anuncios

5 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. inadaptado social!! jajajajajajajajajajajajaja ….. son cosas q hay q pasar, yo la de mi laburo la tengo el 20/12 , pero estan buenas!…es un delirio…yo las disfruto…

    t mando un beso andee!, hace mucho q no se nada de vos y tengo ganas de verte!

    a ver cuando nos vemos….. besoss!

  2. Si… el palo es para que te vistas bien y por la cara de “caretas” de la gente, no habrá mucho alcohol… ni faso ni merca en el baño, como en las peliculas yonquis, digo yanquis… con champagne… y pastillas locas…

    Yo me pregunto… si en mi laburo hicieran ese tipo de fiestas… como serían??

    Abrazo Andee

    Mellon

  3. yo no tengo fiesta d fin d año..
    voy a inventar una empresa.. una pymes.. solo para tener fiesta d fin d año.. despues le doy d baja.. (como una tarjeta d credito..)

    puedo ir d colada a la d tu empresa..?

    besito…

    millie!

  4. y a la mierda…prefiero quedar como una inadaptada social…YO NO VOY A IR A LA FIESTA DE FIN DE AÑO DE MI EMPRESA!!! no tengo ganas de ver a algunos de mis compañeros en horas extra laborales…para eso tengo amigos, y tampoco tengo ganas de ver a mi jefe tomado.
    Besos Andee
    Eli…abandonada…y el pobre memi tambien

  5. Esas fiestas son un asco: a ellas se destina una cantidad considerable de guita que muchos empleados necesitarían tener en sus bolsillos (no hablo del gasto total, sino de lo que en proporción se gasta en ese empleado), y todo para la autocomplacencia de los dirigentes de la misma empresa, que creen demostrar qué buenos son, por encima de los sueldos horribles que deciden pagar o las pésimas condiciones laborales que imponen.
    Como la fiesta es una interrupción del tiempo profano, la contracara de lo cotidiano, los empleados de estas empresas deberían llevar a sus respectivas fiestas algún laxante de alta eficacia y rápida acción y ponerlo subrepticiamente en las copas y vasos de sus gerentes y jefes y presidentes, de manera que la fiesta sea entonces una real inversión de lo que sucede a diario y sean los empleados quienes hacen cagar a sus estúpidos superiores.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: