Lomas del Mirador

Viernes, febrero 6, 2009 en 4:29 pm | Publicado en cosas mías, relatos, teorías y anécdotas | 13 comentarios

Bajo del 406, en la parada que te deja en Viewers Hills, si es que venís de la Zona Sur. Lo primero que huelo son galletitas, o escencia de vainilla, que es con lo que hacen galletitas; no sé donde está la fábrica, pero es lo primero que sentís cuando bajás. Camino y paso por el kiosco que nunca te da monedas, por la fábrica de químicos, que está al lado del mayorista de golosinas, que está al lado de el taller de “cara de panza“, un tipo que tiene la panza cuadrada y con una cicatriz que parece una sonrisa. Cruzo la calle, la veintisiete, la primaria que me quedaba a tres cuadras y nunca fui, porque hice primer grado en otra escuela, y cuando nos mudamos lloriqueé para que no me cambien, porque ya tenía muchos amigos ahí. Enfrente está ese baldío con los dos doberman, la pinturería, el negocio vacío que como por diez años pasabas y había mucho olor a queso, y justo al lado la estación de servicio, con su delicioso olor a nafta, y donde siempre iba a inflar la bici (porque ahí tenían piquitos para bici). Antes de terminar la cuadra veo el supermercado ese donde a una vez a una vieja se le rompió una botella de vino, y yo dije “que vergüenza”, y me escuchó. Y la casa de empanadas fritas que son ricas pero te hacen doler la panza.

Y voy a la cuadra que sigue, donde está Pignataro, el Garbarino de Viewers Hills, que te vende las cosas que tiene en la vidriera, y que en su terraza tiene un tanque de agua con forma de televisión (en la cuadra siguiente, arriba de la zapatería “la minucha” hay un tanque con forma de acordeón), después hay una panadería a la que nunca voy, el kiosco de Mario, donde la mujer me decía que no tenía monedas y me daba caramelos como vuelto – la odio todavía – el negocio que vende cajas corrugadas, con la chica que antes era linda pero después tuvo niños y ya no lo es. Y los edificios, los únicos edificios altos de la ciudad, son dos que deben tener quince pisos, y están bien pegaditos. Siempre quise ver todo el barrio desde arriba, pero nunca conocí a nadie que viva ahí como para que me invite.

Doblo la esquina y veo otra panadería, que hace facturas feas pero pan rico, y que hace unos años iba todas las mañanas a comprar 2 (dos) panes para desayunarlos, porque me gustaba la chica que atendía. Y nada más, enfrente está el cyber de Pablo, donde mientras paso hay mucha gente a los gritos, y dos chicos se van en una moto a las puteadas, mientras que otros que caminan a la par mía se preguntan en la casa de quien está el caño. Paso por la fábrica donde jugábamos a la pelota, y donde una vez sin querer se me prendió fuego un auto abandonado (tenía mucho papel adentro y yo no lo sabía).

Y al final de mi recorrido de 4 cuadras está mi cuadra, la que camino todas las mañanas desde que tengo memoria, y a la que voy a extrañar un poquito, porque pronto voy a empezar a dormir bajo otro techo y entre otras paredes.

Y no voy a ver más a los perros que comen con los gatos en esa esquina, ni al árbol que da orugas, ni a la planta de plush, y tampoco a los chicos, al fun people que escribí con los dedos en cemento fresco, a la confitería linda que se hizo restaurant comunacho para probar mejor suerte, a la estación de servicio que podías subir al techo por esa escalerita, al campito de la 26, al tenedor libre ese que da miedo, la casa demolida que parece salida de Polonia en la posguerra, la casa de todos colores de Paola, la terraza donde con la banda tocamos ese fin de año y que ahora ya no es más terraza, la parada del 55 de la plaza, donde pasábamos tardes sentados en su techo, los puentes de General Paz, la supuesta casa de Tito Bessone, La alcantarilla con el cartel de “esto no es un baño”, el cantero con el cartel de “si arrancas las flores terminas muerto y yo preso”, el árbol que rebota, el asfalto que se pone blandito en verano, el 49 que no pasa nunca y la parada de la fábrica donde jugábamos a terminator, la feria de los jueves que desde que no estaba el tipo que vendía animalitos no era lo mismo, las señoras que me saludan desde siempre, la plaza San Pantaleón que sonaba a Sin Pantalón, mi patio con baldosas especiales para jugar a la bolita, los nísperos de la puerta, las moras que manchan el piso, la otra casa, donde teníamos patio grande pero que asustaba porque siempre estábamos solos, las vecinas de enfrente, que de chicas eran linda y ahora son insulsas, las vecinas de las esquina, que de chicas eran sosas y ahora son hermosas, del viejo que vivía en la otra cuadra y que tenía perros salchichas malos, los chicos de “la otra cuadra” que siempre nos ganaban los partidos porque eran más grandes y malos, el primer cyber, donde con Diego imprimíamos los Flyers de la banda, la heladería Sorrento, donde me regalaban helado si ponía cara de pobrecito porque me conocían, La Ramona, donde había ido a comer Menem, el tipo que trabajaba con Nicolás Repetto en la tele y que me vendió espuma en un corso, los corsos que odiaba pero iban porque iban todos, y todas esas cosas que me dicen que va a ser mucho muy difícil irme lejos de Viewers Hills.

Anuncios

13 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Mientras leía todo eso pensaba que yo no podría escribir un post igual porque hace muchos años que me fuí de la casa donde nací y viví 15 años de mi vida…
    Sin embargo, por la experiencia te digo, así como recordás miles de detalles del lugar donde vivís, vas a aprender otros mil más de tu nuevo hogar… yo en mi caso ya conozco al viejo arrugado de la puerta del Banco, a la veterinaria con olor a asquerosidad de la esquina, al almacenero con cara de violador de niños de enfrente, a la trola rubia con pollerita corta que está todas las noches a la 1 de la mañana…
    Sí, no es un barrio muy lindo el mío…

  2. “…con la chica que antes era linda pero después tuvo niños y ya no lo es…”

    Listo Andee, quedamos así! o sea que si tenemos niños ya no somos lindas… 😥 me siento mal ahora 😥

    Igualmente yo me siento linda… (¿?)

    Dónde te mudás?? Te vas a vivir solo??

    Besos!

  3. q lindo!
    me gusta esa onda de escribir mas largo
    sos buen escritor, segui asi
    me encanto! feliz mundanza! besotes desde malasia (lastima q no nos vimos)

  4. … juro no te puedo explicar certeramente la emocion que me produciste, pero se de todo eso que decis…
    tengo imagenes de jugar al metegol con el negro Luis y el chino, y vos y yo corriendo cuando nos interceptaban unos vishas por ahi… 1 2 3 a correr…

  5. solamente…

    ay 😥

  6. Ay Andee, que lindo post! Entiendo perfectamente como te sentís…yo misma me siento así hace un tiempito.

    Mi estadía en mi barrio tiene los meses contados -ya se, mi partida no es tan inminente como la tuya- pero desde que tengo fecha de vencimiento en la casa donde me crié, siempre pienso cosas como las escribiste, y otras tantas como “me quedan xxxx días de dormir con la perra encima de la cama” o de levantarme y charlar con mis viejos sobre mis planes e ideas mientras desayuno con ellos…cada día que pasa es un día más cercano al comienzo de otra etapa lejos de mi barrio de la infancia y juventud. Tengo ansiedad por comenzar esa nueva etapa, pero al mismo tiempo ya me siento melancólica de forma anticipada y a veces me da tristeza.

    Me consuela pensar que como dijo SubtePass, pronto te irás construyendo otra lista mental de curiosidades y encantos/desencantos cotidianos en tu nuevo barrio y aunque nunca nunca olvidarás todas estas cosillas que compartiste con nosotros, quedarán archivadas en algún lugar de tu cabeza o tu corazón para dar paso a las nuevas.

    Supongo que la vida es así: transitar caminos nuevos implica casi irremediablemente dejar otros atrás. Admito que a veces me gustaría ser mas corajuda para enfrentar los cambios que la vida te depara.

    Te deseo que en tu nuevo barrio encuentres miles de cosas para armar esa nueva lista y que las sigas compartiendo con nosotros.

  7. Yo viví, hasta los 5 años en una casa, desde los 6 hasta los 9 en otra, desde los 9 a los 10 en otra, desde los 10 a lo 12 en otra, y desde los 12 hasta ahora en la misma que la de los 6-9.
    Que lista..

    Supongo que eso hizo que no extrañe mucho nada. Solo y bueno, gravemente a las personas que conocí en el camino.

    Que este sea un camino lleno de cosas hermosas! (No como en el barrio de Pass, Subte, jajaja)

  8. andee… me da la impresión que por todo lo que pusiste no tenés pensado volver a la loma…
    no seas tan dramático, che… no sea cosa que la semana que viene pases por el barrio y digas: “uy mirá… la avenida mosconi… que loco, cuantos recuerdos…” and stuff like that.

  9. exaaacto
    visitar viewers hills te va a ser genial
    lei tu post escuchando paradise (not for me) de madonna y te imaginaba caminando con viento por tu barrio y como las cosas en el recorrido se materializaban ante tu vista en camara lenta… y buen, dije, oook que recordaria yo de mi barrio??? me da la sensacion de que me iria corriendo y dejaria todo atras sin ni siquiera querer pensarlo, porque sino terminaria abrazando la almohada y llenandola de congojos… estoy aca desde la panza y se podria decir que nunca me mude, pero mi casa nunca paro de sufrir cosas como “hagamos una pared aca, agrandemos la cocina, mudemosnos de habitacion, saquemos la pared que pusimos, movamos el living para alla, hagamos un salon de yoga, hagamos mas habitaciones aca, etc etc” por ejemplo, ahora se estan deshaciendo de mi tan amada terraza ;_; pero me propongo remodelar mi habitacion y eso es lo que me dan ganas de irme, vio? aparte ituzaingo cambio demasiado en 18 años y tampoco tuve los amigos del barrio, asi que supongo que me va a ser mas sencillo desarraigarme…
    hasta estire el brazo para darte unas palmadetas en la espalda, te supiste expresar…
    disfruta de vivir solo que es grande
    que genial lo de cara de panza, lo tengo que juntar con panza de alien que conoci estas vacaciones…

  10. El facebook me trajo hasta aca y que melancolico tu post, pero estoy segura que es de esas tristezas que te hacen más feliz, aunque no hablamos mucho de todo esto ya te dije que te felicito, quizas sea parte de ese cambio que estabas buscando, seguro que si…
    Yo vivo desde los 5 aca y lo que mas extraño de mi casa del campo son los 5 robles que tenia uno al lado de otro, muy muy viejos, como de 20 metros que hacian que todo mi patio tenga color a otoño… mañana se convertiran en pekeñas cosas que te hacen crecer

    te kiero =)

  11. igual que a ju, el cara de panza me recordo al muchacho ocn apnza de embarazada y ombligo explotado que nos sermoneo en las vacaciones…
    expresaste muucha pero muucha melancolia felizz =)
    fue agradable leerlo, auqnue no conozca tu barrio,lo expresaste de un modo bonito, gracias por compartirlo sr.

  12. no te veia con ese perfil de pibe de barrio a vosss

  13. (estaba de invasora por tu blog)
    nunca te conté, pero cuando leí esta entrada antes de conocerte, se me cayo una lagrimita, me había encantado como estaba escrita y no se, eso.
    (igual sabes que soy una llorona yo, y que lloro mucho -ahoranotanto-)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: