school days

Jueves, julio 21, 2011 en 1:05 am | Publicado en broncas, cosas mías, relatos, teorías y anécdotas | 1 comentario

Creí que nunca me iba a tocar a mí, hasta que golpearon a mi puerta….

…. y el día en el que alguien se tomó el trabajo de escanear una foto, de esas que se imprimían, y la subió a su perfíl de facebook, y resultó ser que esa foto justo era una foto de sus compañeros de primaria, entre los cuales me incluyo… ese día llegó, ese día me tocó a mi, y solo fue cuestión de tiempo para ver que consecuencias funestas desataba.

Salvo honrosas excepciones, si el destino o tu propia voluntad hacen que la gente se separe, sería antinatural que obremos de otra manera, y de que tratemos de forzar una reunión entre completos extraños; yo personalmente temería que los dioses se ofendan ante este intento de reunión forzada. O sea, ya todos rondando los treinta, pasamos la mitad de nuestras vidas sin ver al resto de estas personas, crecimos, maduramos o no, pero seguimos diferentes caminos. Más allá de compartir recuerdos sobre comentarios soeces, chistes básicos, e insultos crueles hacia los más débiles – no se si incluirme o no – yo no conozco a esa gente, y es una lotería si me pueden caer bien, o resultarme unos tarados de primera. Vamos, las posibilidades de que te caigan bien son las mismas de que te caigan bien las veinte personas que están haciendo la cola para edenor con vos en la puerta del Banco Provincia.

Pero no, a pesar de lo que uno piensa, racionaliza y anticipa a priori, uno se tienta, uno quiere verlos, siente esa curiosidad, esa ansiedad morbosa de verse, y esa adrenalina de compararse con los demás, de decir yo llegué más lejos, yo no soy ese gordito, yo ya no soy la anteojuda, yo no soy el judío, yo no miro para abajo cuando me hablan, yo no soy el prolijito, y a mi no me viste mi mamá. Todos nos queremos redimir, no importa ante qué perdedores, ante qué conocidos o ante qué amigos, cualquiera que sienta algo de tentación de ver a la cara a estos extraños con nombres que nos suenan, es para echarles en cara algo que masticamos durante mucho tiempo, y ahora tenemos la pose para decirlo, porque los bocones van a seguir siendo bocones, pero los bulleados deben tener un millón de excusas para hacer sentir a los bullies unos fracasados.

Creo que quiero ir.

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. 1. y esa es la razón principal por la que no tengo Facebook.
    2. yo no voy a una reunión de esas ni que me obligue la fuerza pública.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: