Instrucciones para sentirse un tarado

Lunes, julio 25, 2011 en 4:54 pm | Publicado en cosas mías, gatos | 3 comentarios

1. Levantarse tarde para ir a trabajar.
2. Ducharse medio a las apuradas.
3. Salir y encontrar a un gato ajeno en tu comedor, comiendole la comida a tus gatos (no ajenos)
4. Asustar al gato intruso para que se vaya corriendo.
5. Detenerse a pensar de golpe, darse cuenta que el gato instruso es conocido y salir al patio a buscarlo.
6. Ver que el gato no se fue, y que, para sorpresa de uno, es el mismo gato que abandonó de un día para otro el hogar en donde ahora está comiendo.
7. Sentirse invadido de felicidad al ver que el gato recorre las habitaciones, como si ya las conociera desde antes, y se deja acariciar y hacer upa.
8. Recordar que hay que ir a trabajar, dejar al gato encerrado, con mucha comida y una casa tibia, y salir cantando de felicidad.
9. Comentarle a todo el mundo el extraño caso de un gato que vuelve de la nada, después de un año de estar desaparecido, y pensar en la nueva convivencia con el resto de los integrantes gatos de la casa.
10. Recibir una llamada del amigo que vive con vos que te diga “Es una gata, no un gato”.

Gatos Felices

Miércoles, abril 27, 2011 en 9:05 pm | Publicado en gatos | Deja un comentario

Cuando llegás con comida para tus gatos después de tenerlos mucho sin comer y ves como se desesperan, te das cuenta cómo es que hacen las propagandas de alimento balanceado.

enemy mine

Jueves, enero 13, 2011 en 1:01 am | Publicado en gatos | 4 comentarios

Ser humillado por alguien es algo horrendo, pero cuando ese alguien no es una persona y es un gato es peor. Es gordo, muy gordo – odio a los gatos gordos – atigrado arriba y blanco abajo, y cada tanto baja a mi patio a robarle comida a Florencia (gata), que desde que está sola no se defiende y Juan Domingo (gato) es todavía un infante sin preocupaciones. En más de dos ocasiones lo esperé agazapado en la oscuridad, y hubo varios intentos fallidos de sorprenderlo comiendo, donde  terminé enchastrando el piso del comedor (se mete en el comedor!) con gaseosa que iba dirigida a él, y revoleando un libro de Dan Brown.

Odio que con su simpleza se ría en mi cara y coma la comida que yo pago, lo odio tanto.

hatecats

Martes, mayo 11, 2010 en 12:18 am | Publicado en gatos, que demonios... | 6 comentarios

Una vez vi una tira de Garfield, en donde John le compra una cama-de-gato nueva y Garfield termina durmiendo en la caja en donde venía. No creía que iba a ser tan complicado que los gatos entiendan que algo acolchonadito es para dormir sobre él… además a veces duermen sobre cajas de pizza, no pueden hacerse los pretenciosos.

En cada intento fallido por hacerlos dormir sobre su cama nueva me siento muy insultado.

los perros son mejores que los gatos

Jueves, marzo 18, 2010 en 9:00 pm | Publicado en gatos | 2 comentarios

O por lo menos no se suben a tu escritorio y tironean hábilmente el cable de la fuente (que misteriosamente estaba flojo) cuando estás por terminar algo que todavía no guardaste, y que te llevó media hora.

tengo y quiero

Jueves, octubre 1, 2009 en 9:00 am | Publicado en cosas mías, gatos | 4 comentarios

Tengo que operar a los gatos, porque son niño y niña, y dentro de poco se pueden dar cuenta de las cosas divertidísimas que pueden hacer un niño y una niña, y quiero evitarme todos los problemas que esto acarrea.

Quiero traer a mi gata al trabajo después de que la operen, porque no la quisiera dejar sola, y apenas llegue mirar al primero que me mire raro y decirle “que? hoy no es el día de traer el gato al trabajo? que avisen entonces, yo no me voy a volver a casa a dejarla ahora

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.