hojas, deliciosas y crujientes hojas

Jueves, mayo 24, 2007 de 10:25 am | Publicado en otoño | 4 comentarios

El otoño es por excelencia la mejor estación (es una verdad absoluta), que se vuelve tan mística, interesante y disfrutable gracias a sus pequeñas cosas: las bufandas, el café con leche, la siestas para los que las pueden disfrutar, ver la calle fría desde la calidez de tu ventana, los días grises cuando estamos de buen humor, los abrazos que tardan más en despegarse, los sacos y, el ícono del otoño por supremacía, pese aunque están en extinción, los colchones de hojas secas.

Y sí están en extinción, desde que empezó el otoño encontré como mucho tres alfombras de hojas (una esta mañana) de las cuales solo una era crujiente. La causa es una sola: los árboles ya no respetan el otoño, todo un atropello a la razón. Creí que nunca iba a ver el día en el que se dejara de cumplir este hecho innegable de la naturaleza, y lo único que puedo hacer es esperar a lo peor: se que lo siguiente a esto no puede ser menos que la hambruna mundial, lluvia de langostas, pandemias y guerras entre potencias. Tal vez exagere, pero me enferma y molesta que algo tan simple ya no se cumpla como siempre.

Dato extra: En mi divertido viaje hacia mi trabajo conté 80 árboles, de los cuales solamente 30 estaban pelados como debe ser, o sea que solo 3 de cada 8 árboles se da cuenta que es otoño (podría haber ampliado más la estadística, pero me dormí a los diez minutos de comenzarla)

ah! le dedico mi post del día a ella, que disfruta tanto o más que yo de los tres meses que le siguen al 21 de marzo. 

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.